Antes de vacunarme ¿Qué hacer? .

Actualizado: mar 25


El sistema inmunológico se deteriora, a medida que vamos entrando con más edad y las consecuencias para defendernos de virus, ya sea covid19, gripe o cualquiera enfermedad es más lenta y de mayor riesgo.


Con tus propios amigos o amigas, no has notado que la mayoría después que pasan de los 40 comienzan a sufrir de alguna enfermedad, producto de la edad (menopausia en las mujeres y andropausia en los hombres) y no se dan cuenta que poner atención a las causas pueden evitar efectos desastrosos a medida que se avanza con más en edad.


Ahora que es necesario una vacuna para detener la pandemia, no importa lo que usted opine de ella, debemos tener un sistema inmune poderoso, para que haya una buena respuesta a los organismos que la contenga.


Si no ponemos atención al envejecimiento y lo dejamos como lo que es, un aspecto natural del ser humano, sin ponerle caso con una serie de medidas que puedan fortalecer el sistema inmune, vamos a sentir ese sello distintivo que tienen la mayoría de las personas envejecientes llamados achaques.


En otro artículo, mencionamos que la senescencia inmunitaria contribuye a una mayor vulnerabilidad de los adultos a las enfermedades cardiovasculares, Alzheimer, síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 y la osteoporosis. Estas aflicciones relacionadas con la edad comparten un denominador común: inflamación sistémica crónica de bajo grado, una característica predominante del envejecimiento que contribuye al daño y la degeneración de los tejidos. La senescencia inmunitaria se asocia con un estado pro inflamatorio crónico, que acelera aún más el deterioro del sistema inmune.


Las células inmunes son como guardias de seguridad. Dicen quién está adentro, quién está afuera y quién está prohibido entrar. Sin embargo, al disminuir nuestro sistema inmunitario con el tiempo, dificulta que las células inmunes hagan su trabajo, esto se llama senescencia.


Volvemos a explicar brevemente. Las células T ingenuas o vírgenes se originan a partir de células precursoras en la médula ósea y maduran en el timo. Estas células T sin experiencia aún no se han activado por la exposición al antígeno. Debido a su inexperiencia inmunológica, pueden activarse para reconocer y responder a nuevos desafíos.


Aproximadamente después de los 50 años, hay una disminución general de las células T vírgenes. Que exhiben muchos defectos funcionales, incluida la capacidad alterada para multiplicarse y montar una respuesta inmune exitosa a nuevos antígenos y que no perjudique la defensa contra los microbios, ni la eficacia de la vacuna y menos aumentar el riesgo de cáncer.

Es por eso, que las células T de memoria (las que se generan de las células T vírgenes, después del encuentro inicial con un antígeno) suelen ser Senescentes por perder su capacidad para proliferar o multiplicarse y se vuelven disfuncionales.


¿Por qué atender las células Senescentes?

Aunque no pueden dividirse, las células senescentes permanecen activas y secretan altos niveles de moléculas pro inflamatorias como el factor de necrosis tumoral alfa y la interleucina 6, estas pueden ser un factor que contribuya a la enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas del envejecimiento.


La senescencia de las células T de memoria puede resultar en parte de la exposición de por vida a infecciones virales comunes además de inducir inflamación crónica y eventualmente contribuir a la disfunción y senescencia de las células T.


Por otro lado, la alta actividad de las células NK (asesinas naturales) se asocia con la longevidad y el envejecimiento saludable, mientras que su función reducida está relacionada con una mayor enfermedad y muerte por infecciones, aterosclerosis y una menor respuesta de anticuerpos a la vacuna contra la influenza (Weiskopf 2009).


Uno de los cambios más dramáticos que ocurren en el envejecimiento del sistema inmunológico es la atrofia (encogimiento) del timo. Se cree que la atrofia del timo contribuye significativamente a la senescencia inmunitaria Como resultado, la capacidad de responder a nuevos desafíos inmunológicos, incluidas las vacunas, se ve comprometida y aumenta la susceptibilidad a infecciones, enfermedades autoinmunes y cáncer.

Si usted piensa vacunarse para evitar contagio, peligro de muerte a usted, su familia, amigos y relacionados, y pasa de 50 años, aconsejamos que mientras comience el programa de vacunación en nuestro país, o para protección de cualquier virus, se vacune o no, acompañe su programa de salud con poderoso extracto de planta llamado Cistanche para promover longevidad y brindar apoyo contra la senescencia inmunológica, que han sido estudiados para que pueda conseguir lo siguiente:

· Ayuda a mantener una función inmunológica saludable

· Apoya la presión arterial que ya se encuentra dentro del rango normal

· Fomenta el metabolismo saludable de la glucosa

· Promueve la longevidad

Adicional recomendamos, hacer ejercicios, comer saludable, manejar stress y dormir bien.


Fuente:

Abbas AK, Lichtman AH. Basic Immunology: Functions and Disorders of the Immune System. 3rd ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2009.

Abe Y, Yuasa M, Kajiwara Y, Hosono M. Defects of immune cells in the senescence-accelerated mouse: a model for learning and memory deficits in the aged. Cell Immunol. Aug 1994;157(1):59-69.

Life Extension Magazine Contributor(s): Dr. Maureen Williams, ND; Robert Iafelice, MS/RD/LDN

webmd.com/


8 vistas0 comentarios

Todos los derechos reservados © 2020 Vitamin Nutrition

Aceptamos tarjetas