Buscar

Perdida Ósea acelera el envejecimiento


Nueva evidencia muestra que tener osteoporosis se asocia con el envejecimiento acelerado junto con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer, y la demencia.


La aceleración de la edad, inducida por osteoporosis comienza en las primeras etapas de la pérdida ósea, mucho antes de que la mayoría de las personas sepan que la tienen.


Los huesos que envejecen contienen células senescentes dañinas: células que han dejado de replicarse y liberan moléculas de señalización destructivas.


A medida que estas señales inflamatorias viajan a través del cuerpo inducen una serie de trastornos degenerativos, incluyendo la demencia y el cáncer.


La osteoporosis debilita los huesos de millones de mujeres y hombres que van envejeciendo, aumentando notablemente su riesgo de fracturas. Los estudios ahora muestran que el proceso de descomposición ósea libera potentes moléculas pro inflamatorias en todo el cuerpo.


El aumento de la inflamación aumenta el riesgo de enfermedad y contribuye directamente a una aceleración del proceso de envejecimiento.


Por sus potentes propiedades protectoras óseas los investigadores han identificado ocho nutrientes que ayudan de forma segura a proteger nuestros huesos y pueden prevenir la aceleración de la edad inducida por osteoporosis: calcio, magnesio, manganeso, vitamina D, vitamina K, zinc, boro y silicio.


Cómo la pérdida ósea acelera el envejecimiento

El hueso sano está siendo remodelado constantemente. El hueso viejo se descompone y se hace hueso nuevo. Las células que construyen hueso se llaman osteoblastos. Las que descomponen el hueso se denominan osteoclastos.


En los cuerpos jóvenes y en crecimiento, la actividad osteoblastal supera la actividad osteoclasal. En la edad adulta saludable, las actividades son más o menos equilibradas.

Pero a medida que envejecemos, la actividad osteoclasal comienza a exceder la actividad de osteoblastos. Eso conduce a la pérdida de minerales óseos, contribuyendo a un mayor riesgo de fracturas.


En las personas que sufren de osteoporosis, la actividad de los osteoclastos es especialmente alta.


Los investigadores han aprendido que los osteoclastos envían señales que pueden promover la inflamación en todo el sistema. La inflamación crónica aumenta los riesgos de enfermedades cardiovasculares, cáncer y demencia, y la aceleración del envejecimiento.


Los huesos que envejecen son un sitio donde las células senescentes se acumulan a medida que envejecemos.


Estas células senescentes dañan los huesos al aumentar la resorción ósea (descomposición) mientras disminuyen la formación de nuevos huesos (la definición de osteoporosis).


Las células senescentes y los productos dañinos que liberan contribuyen no sólo a la osteoporosis, sino también a la enfermedad de Alzheimer, la diabetes tipo II, el cáncer y la enfermedad vascular cardiovascular.

Por sus potentes propiedades protectoras óseas detallamos los ocho nutrientes que ayudan de forma segura a proteger nuestros huesos:


El calcio es el mineral que la mayoría de nosotros asociamos con la construcción de huesos fuertes y saludables. Sin embargo, la mayoría de las personas obtienen muy poco calcio de sus dietas, provocando a personas mayores de 50 años un riesgo mucho mayor de padecer osteoporosis.

Hay diferentes suplementos de calcio, pero algunos, como el carbonato de calcio, no liberan mucho calcio en el cuerpo para satisfacer los requisitos diarios.

Magnesio

La suplementación de magnesio aumenta la densidad mineral ósea. No todo el mundo consume este mineral y mas del 40% de las mujeres posmenopáusicas tienen niveles bajos de magnesio.

Un estudio mostró que la suplementación de magnesio durante 30 días aumenta los marcadores sanguíneos de nueva formación ósea y reduce los marcadores de descomposición ósea.

Manganeso

El manganeso desempeña un papel en la salud ósea y probablemente protege contra la osteoporosis. También puede proteger contra la osteoartritis.

Vitamina D

La deficiencia de vitamina D es un importante contribuyente a la osteoporosis. Más del 60% de los adultos estadounidenses tienen niveles deficientes (menos de 20 ng/ml) o insuficientes(20-30 ng/mL),y estas cifras son aún más altas en las personas mayores.


La vitamina D también influye en el funcionamiento de muchos órganos diferentes, por lo que la deficiencia puede inducir:

Debilitamiento muscular,

Enfermedad cardiovascular,

Diabetes tipo II, y

Menor funcionamiento cognitivo.

Es por eso que los expertos ahora dicen que la suplementación de vitamina D durante todo el año es crucial en las personas de más edad.

La vitamina D ha producido una mejora en la rigidez arterial y la función endotelial en personas con alto riesgo de diabetes, ayudando a reducir el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Gran parte de este beneficio proviene de una reducción en las moléculas de señalización pro inflamatoria, incluyendo las liberadas de osteoclastos durante la descomposición ósea.

Vitamina K

La vitamina K desempeña un papel importante en el equilibrio entre la formación y la destrucción ósea.

La vitamina K apoya el aumento de la deposición de calcio en los huesos, al tiempo que reduce su acumulación en las paredes de los vasos sanguíneos. Esto significa que reduce el riesgo de osteoporosis y aterosclerosis. Ayuda disminuyendo la liberación de citoquinas inflamatorias que aumentan el envejecimiento en todos los tejidos.

En aquellos con enfermedad renal crónica, la suplementación con K2 más vitamina D ralentiza el engrosamiento arterial y el progreso de la aterosclerosis.

Zinc

El zinc es un mineral crítico para apoyar la síntesis de proteínas saludables, que, cuando disminuye, contribuye a la osteoporosis.

La deficiencia de zinc exacerba la inflamación provocada por la descomposición ósea, disminuyendo la inflamación.

Recientemente, se ha demostrado que el zinc promueve la maduración de los osteoblastos formadores de huesos en modelos animales y preclínicos, apoyando la salud ósea y mitigando los efectos de la degradación ósea que aceleran la edad.

Boro

Una deficiencia en el boro mineral se asocia con una función inmune deficiente y un riesgo elevado de osteoporosis.

Estudios en animales han demostrado que la suplementación de boro puede ralentizar la resorción ósea y mejorar la formación de nuevos huesos, lucha contra la osteoporosis.

Un estudio en humanos encontró reducciones agudas en las citoquinas inflamatorias liberadas de hueso después de la suplementación con boro, ayudando a mitigar la inflamación inducida por osteoporosis y el daño a otros sistemas de órganos.

Silicio

Una mayor ingesta del mineral silicio se correlaciona con huesos más sanos.

Estudios en animales muestran que la suplementación con una forma soluble en agua de silicio puede ralentizar la rápida rotación ósea en la osteoporosis, previniendo la inflamación asociada a la descomposición ósea que causa enfermedades y acelera el envejecimiento.

Cualquier persona interesada en apoyar la salud esquelética y prevenir el envejecimiento inducido por osteoporosis debe explorar la suplementación con estos nutrientes de bajo costo.

https://www.lifeextension.com/magazine/2019/9/how-osteoporosis-accelerates-aging?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=Sep2019OrganicMag-OsteoporosisAging

23 vistas

Todos los derechos reservados © 2020 Vitamin Nutrition

Aceptamos tarjetas