Buscar

¿MUCHAS VUELTAS EN LA CAMA?


El insomnio es la dificultad para conciliar el sueño, para dormir un numero de horas suficientes o para dormir ininterrumpidamente. Este trastorno, que es sumamente frustrante afecta a muchas personas principalmente, en momentos de crisis, como la actual sanitaria y económica que sufre el mundo.


Los problemas psicológicos son la causa del casi 60% de las alteraciones del sueño, pero hay sustancias que lo alteran, como algunos medicamentos para la tiroides, los bloqueadores beta, café y al alcohol.


Hay varias opciones dependiendo de su caso, que se pueden tomar en cuenta entre ellas modificaciones dietéticas, como eliminar la cafeína, y tomar suplementos nutricionales que ayudan a esta condición.


La B3 o niacina, B6 y el magnesio intervienen en la conversión del aminoácido triptófano en serotonina, una sustancia química del cerebro que induce al sueño.


Los alimentos como brócoli, tomate y zanahoria son fuentes de niacina, para aquellos que le produce Rush esta vitamina, también puede usarla como niacinamida.


En su dieta trate de consumir espinaca, guisantes, lechuga, esparrago, espinaca y kale. Una combinación de lechuga y apio son remedios tradicionales para el insomnio.

Dentro del programa herbario, existen algunas que ayudan a mejorar la calidad del sueño, como la Valeriana, Manzanilla, Passiflora y el tilo.

Quizás haya oído de la Melatonina una hormona secretada de noche por la glándula pineal, que regula el sueño y se va perdiendo a medida que avanzamos en edad. También se produce en otros tejidos, incluidas las células del sistema inmunológico. Pero la melatonina no es solo para mejorar el sueño.


Se ha demostrado que esta hormona tiene un impacto en el sistema inmunológico, afina las respuestas inmunitarias y protege contra infecciones virales y de otro tipo, cáncer y más.

A medida que los niveles de melatonina disminuyen con la edad, la función inmunológica disminuye, lo que aumenta la susceptibilidad a las enfermedades.


Si el insomnio es muy severo, consulte su médico para tratamiento farmacológico, tomando en cuenta que estos pueden crear habito o causar un deterioro temporal en la memoria a corto plazo.


También puede incluir después de cena algún suplemento antiestrés para bajar la frecuencia y tener una mejor calidad de sueño.


Una última recomendación es relajarse con rituales agradables. Pruebe el yoga, baño de agua caliente, tener relaciones sexuales, leer un artículo o libro agradable, masaje y la meditación.


Fuente

Besedovsky L, Lange T, Born J. Sueño y función inmunológica. Arco de Pflugers . Enero de 2012; 463 (1): 121-37.

Linda B. White, M.D. y Steven Foster Recetario Herbario

Cherie Calbon, M.S. y Maureen Keane M.S. C.N. jugos para todala vida

Life Extension Magazine

16 vistas

Todos los derechos reservados © 2020 Vitamin Nutrition

Aceptamos tarjetas