Imposible eliminar 100% el stress. Pero si podemos equilibrar hormonas y reducir su impacto.

Actualizado: hace 3 días


No sería raro exagerar el impacto devastador que tiene el estrés crónico en la salud. Se estima un alto porcentaje de la visita al médico esta relacionada con el stress.


El estrés crónico puede ser perjudicial para nuestro bienestar físico y emocional. Aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, disminuye nuestra función inmunológica, deteriora la función cognitiva y puede llevarnos a una fuerte depresión. La evidencia muestra que contribuye directamente a un aceleramiento del envejecimiento y una muerte prematura. También conduce a un desequilibrio de las hormonas en todo el cuerpo y otras moléculas de señalización muy esenciales.


Si bien eliminar el estrés no es práctico en la sociedad actual, es posible restaurar el equilibrio hormonal natural del cuerpo y reducir el impacto del estrés en las células, tejidos y órganos de todo el cuerpo.


Si escuchamos a los especialistas en salud mental, podemos ver que hay diferentes tipos de stress. Pero una pandemia por lo menos no tenía clasificación en los últimos 100 años.


Como parte del sector salud, podemos comprender la situación que estamos pasando todos. Nuestro interés es alivianar la carga de cada persona y llevar mensajes alentadores, porque un Estrés rutinario e individual no es lo mismo que estresarse por una crisis mundial.


El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), afirma que, si bien el individuo responde a cada uno de los tipos de estrés de manera similar, diferentes personas pueden reaccionar de diferentes maneras.


Sabemos que hay personas que experimentan síntomas digestivos, pero otras pueden tener, insomnio, depresión, ira e irritabilidad.


Ojo con esto, porque las personas bajo estrés crónico son propensas a infecciones virales más frecuentes y graves, como gripe o el resfriado común, y las vacunas, son menos efectivas para ellas.


Si dejas avanzar esa tensión tu cuerpo se debilita al estrés rutinario, provocado problemas de salud, presión arterial alta, diabetes, trastorno de ansiedad y otras afecciones, como agotamiento y fatiga suprarrenal.


Ahí vienen a complicarse las cosas. Porque cualquiera de estas condiciones deriva en cadena otras condiciones más, que muchas veces son confundidas con enfermedades y se complica al tener un tratamiento no adecuado.


A nuestros miembros, clientes y amigos, siempre hemos recomendado atacar la raíz. Ir a las causas y trabajar con ellas, siempre y cuando los efectos no tengan riesgos agresivos y dolorosos que haya que tratarlo con mucho más cuidado.


El cuerpo humano está bien equipado para responder al estrés agudo a corto plazo. Tiene un sistema de alarma incorporado que, cuando se activa, libera una oleada de hormonas diseñadas para ayudar a garantizar la supervivencia.


En un estudio en el 2016 mostró que el estrés está asociado con el acortamiento de los telómeros. Como la mayoría de ustedes saben, los telómeros son tramos de ADN al final de los cromosomas que se acortan con el envejecimiento y pueden contribuir a la senescencia celular o al envejecimiento celular.

¿Pero qué hacer? Si cada cuerpo es diferente.

Los adaptógenos son nutrientes que se han utilizado durante miles de años para ayudar a contrarrestar los efectos negativos del estrés al restaurar el equilibrio natural del cuerpo.


La investigación moderna ha confirmado que adaptógenos específicos pueden ayudar al cuerpo a combatir los efectos bioquímicos y emocionales dañinos del estrés.


El resultado es un mejor estado de ánimo, mayor energía, menor incidencia de enfermedades crónicas y mayor longevidad.


Los adaptógenos pueden ayudar al cuerpo a reequilibrar sus hormonas y neurotransmisores, lo que resulta en una protección significativa contra el estrés.

Ashwagandha, Bacopa, Cordyceps y la Albahaca sagrada (Holy Basil), Lemon Balm funcionan mediante diferentes mecanismos para ayudar al cuerpo a adaptarse y protegerse contra el estrés crónico, equilibrando los niveles de cortisol y apoyando la función de la glándula suprarrenal.


Vista la situación que vivimos actualmente, entendemos debería considerar la posibilidad de complementar su programa con estos nutrientes como un medio para restaurar un equilibrio saludable en sus cuerpos y protegerse contra los efectos nocivos del estrés mediante glándulas suprarrenales saludables, ahora incluidas en un solo suplemento.

Fuente:

Ahn YW. Adrenal exhaustion and fatigue due to chronic stress. J Korean Med Assoc. 2011;54(1):81-87.

Al-Aridi R, Abdelmannan D, Arafah BM. Biochemical diagnosis of adrenal insufficiency: the added value of dehydroepiandrosterone sulfate measurements. Endocr Pract. 2011;17(2):261-270.

Life Extesion magazine articulo escrito por Stacy Keller.

Wikipedia

Webmedicine

3 vistas0 comentarios