El COVID19 será derrotado. Pero necesitamos una solución más permanente.

Actualizado: mar 24


La edad es el predictor más fuerte de la gravedad y letalidad de COVID-19. Pero ¿es la edad, o al menos la edad biológica, un factor de riesgo modificable?


La medicina actual, las dramáticas medidas de salud pública, las nuevas vacunas y tratamientos, y tal vez la atenuación natural probablemente derrotarán al COVID-19 a finales de este año, pero se necesita una solución más permanente y fundamental. La inmunosenescencia, más que cualquier otra cosa, es lo que nos hace susceptibles al COVID-19, influenza, neumonía e innumerables otras enfermedades infecciosas y, muy probablemente, también muchos de los riesgos de cáncer e incluso enfermedades cardiovasculares a través del aumento de la inflamación.


A menos que abordemos la inmunosenescencia de una manera poderosa, seguirá atormentándonos mucho después de haber contenido esta pandemia en particular. Afortunadamente, la humanidad tiene más tratamientos y diagnósticos en su arsenal que nunca. También contamos con nuevas tecnologías de salud digital que pueden permitir una mayor eficiencia, y ensayos clínicos más definitivos, mejor ciencia, que nunca. La combinación de estas nuevas tecnologías con tratamientos para revertir la inmunosenescencia podría permitirnos proteger a nuestros mayores y brindar beneficios económicos y de salud a la comunidad en general durante las próximas décadas.


El ensayo TRIIM publicado recientemente por el Dr. Greg Fahy y su equipo demostró que en adultos mayores sanos es posible no solo regenerar el timo y revertir los cambios inmunológicos relacionados con la edad, sino también revertir el envejecimiento epigenético, el indicador más sólido de la edad biológica disponible en la actualidad. Estas observaciones introducen nuevas posibilidades para la medicina preventiva en los ancianos, y la naturaleza de la infección por SARS-CoV-2 (COVID-19) sugiere que pueden ser necesarias nuevas posibilidades.


La razón principal por la que personas con más edad se le aumenta la susceptibilidad a COVID-19, y todas las demás enfermedades infecciosas, es por una disminución de la competencia inmunológica relacionada con la edad, o inmunosenescencia.

Dos características distintivas del proceso de envejecimiento son la conocida pérdida con la edad de la generación de células T ingenuas y la diversidad de células T que proporcionan la fuente de resistencia y versatilidad del componente celular del sistema inmunológico adaptativo y también son importantes para la inmunidad tumoral y el montaje de fuertes respuestas de anticuerpos.


Por esta razón hemos insistido en otros artículos, que las personas mayores de 50 años deben suplementarse con productos como extracto de Pu-erh tea, Reishi Mushroom y la planta de cistanche que contiene un compuesto llamado equinacósido que estimula el desarrollo de células T ingenuas, lo que a su vez respalda una proporción saludable de células T ingenuas y la actividad de las células NK

Potencialmente una buena parte del envejecimiento en general se hace inevitable por la involución del timo en la vida temprana. El timo produce células T vírgenes que pueden ayudar a reconocer y eliminar agentes infecciosos, incluidos virus como el SARS-CoV-2 (covid19), del cuerpo, a través de células T CD4 auxiliares y linfocitos T CD8 citotóxicos.

De acuerdo con los resultados del ensayo TRIIM al combinar metformina y DHEA con hormona del crecimiento (hGH) durante solo un año, los beneficios de la hormona del crecimiento se produjeron sin efectos secundarios significativos y el beneficio inesperado de una reversión biológica de la edad de 2,5 años en todos los pacientes, según un promedio de los cuatro pacientes epigenético.


Life Extensión Foundation ® ha defendido durante mucho tiempo el uso de varias de las diversas intervenciones utilizadas en el ensayo Triim. Estos incluyen DHEA y metformina. Para aquellos que no toman metformina, hemos descubierto otros compuestos activadores de AMPK*, en un producto que combina la Hesperidina flavonoide cítrica con el extracto de Actiponin® G. pentaphyllum, dos ingredientes botánicos que desencadenan AMPK *. La mayoría de nuestros lectores utilizan estos y otros métodos para respaldar una inmunidad y un ADN saludable y juvenil.


Tenga en cuenta, que nosotros NO recomendamos la hormona hGH o la combinación de hGH, metformina y DHEA, que, aunque abre nuevos caminos, y agradecemos este avance, preferimos que consulte con su médico, si decide usarla, más si ha tenido problemas con Estrógenos o Testosterona (en hombres elevados PSA). Metformina se usan con precaución, más si es diabético.


*AMPK (proteína quinasa activada por monofosfato de adenosina) juega un papel en la homeostasis de la energía celular, principalmente para activar la absorción y oxidación de glucosa y ácidos grasos cuando la energía celular está baja.


El grupo del Dr. Fahy busca identificar una fuente asequible de hormona del crecimiento, así como otras formas de hacer que este protocolo de longevidad esté disponible para casi todos. Para obtener más información, visite www.interveneimmune.com.

Fuente:

Revista Life Extension Marzo 2020

Artículos de Aging (Albany NY) por cortesía de Impact Journals, LLC

1. Mueller AL, et al. Envejecimiento (Albany NY) . 2020; 12 : 9959–81. 10.18632 / ageing.103344 [ artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] [ Google Scholar ]

2. Fahy GM, et al. Célula de envejecimiento . 2019; 18 : e13028. 10.1111 / acel.13028 [ artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] [ Google Scholar ]

3. Horvath S, Raj K. Nat Rev Genet . 2018; 19 : 371–84. 10.1038 / s41576-018-0004-3 [ PubMed ] [ CrossRef ] [ Google Académico ]






15 vistas0 comentarios