AYUNO INTERMITENTE. Deja que tus células se suiciden.


Nos hemos acostumbrado a comer tres comidas al día y algunas personas utilizan refrigerios frecuentes entre comidas.


Esta ingesta constante de alimentos tiene profundos efectos adversos sobre nuestro metabolismo y salud contrario a lo que muchos entrenadores personales predican.


La digestión y el procesamiento de alimentos es un proceso complejo que consume mucha energía y puede acelerar los procesos de envejecimiento patológico.


Los estudios han demostrado consistentemente que el ayuno intermitente es superior a la alimentación constante de muchas maneras.


Todos los ayuno intermitente tienen períodos regulares de alimentación en los que la comida y las calorías no están restringidas. Pero su beneficio proviene de restringir la cantidad de tiempo que uno está comiendo y alternarlo con períodos relativamente largos de no comer o comer muy poco.


Un informe publicado en el New England Journal of Medicine revisó una extensa investigación sobre el ayuno intermitente y la restricción calórica. Se identificaron múltiples mecanismos por los cuales se espera que estos cambios en la dieta tengan un impacto beneficioso en la salud.


El informe encontró que tres diferentes tipos de ayuno intermitente son tan efectivos como el ayuno verdadero para inducir los beneficios de la restricción calórica.


El ayuno intermitente, ayuda a regular la expresión y la actividad de las proteínas y otros factores celulares que se sabe que influyen en la salud y el envejecimiento.

Los tres tipos de ayuno intermitente que más se han estudiado en modelos animales y ensayos en humanos y que se comentan en el New England Journal of Medicine son:


· Ayuno en días alternos. En este régimen, la ingesta de alimentos es normal durante un día seguido de un día de ayuno o restricción calórica severa. El patrón continúa indefinidamente.

· Alimentación con restricción de tiempo. En este modelo, la ingesta de alimentos se restringe a solo una pequeña cantidad de horas por día. El resto del día se pasa en ayunas. Un patrón común es restringir la ingesta de alimentos a seis horas durante el día, mientras se ayuna las 18 horas restantes. (Otros programas abogan por unas 16 horas diarias de ayuno y un período de alimentación de ocho horas).

· Ayuno intermitente. Una de las formas más populares de ayuno intermitente restringe las calorías (con un límite de 500 a 700 calorías por día) en solo dos días de cada semana. En los 5 días restantes la ingesta normal de alimentos.


Ahora veamos lo siguiente:

Cuando la disponibilidad de energía es baja durante un estado de ayuno, ocurren cambios críticos en la función celular. Una de las principales proteínas que gobiernan los procesos celulares se conoce como mTOR.


mTOR controla el equilibrio en el cuerpo de construir células nuevas y destruir las que no sirve.


Durante el ayuno, la actividad de mTOR disminuye.

Esto conduce a un aumento de la autofagia, un proceso de "limpieza" celular que elimina las proteínas dañadas y otros desechos celulares. La autofagia ayuda a que las células funcionen de manera óptima.


Otras funciones celulares aumentan en un estado de ayuno, que incluyen:


· AMPK, como hemos explicado en otro artículo, regula el metabolismo y el uso de energía,

· Sirtuinas, Protegen contra el deterioro relacionado con la edad, promueven la longevidad, y

· FOXO, que ayudan a regular la expresión de genes implicados en el crecimiento celular, la regulación de la insulina y la longevidad. (Sin las proteínas FOXO la expresión de genes asociados a la inflamación se dispara y provoca dolor).


El aumento de la actividad de cada uno se ha relacionado con la longevidad y la resistencia a las enfermedades. Juntos, protegen las células reparando el ADN, reemplazando las partes celulares dañadas, produciendo más mitocondrias y reduciendo la inflamación.


Estos cambios en respuesta al ayuno hacen que las células sean más resistentes, más saludables y menos propensas a las enfermedades.


De hecho, cada una de estas funciones está siendo investigada individualmente por científicos con el objetivo de extender la vida humana.

La restricción de calorías y el ayuno intermitente los impactan positivamente a todos.


Algo que hay que resaltar es que el ayuno intermitente no induce a mucha pérdida de peso en aquellas personas que tampoco reducen su ingesta total de calorías al momento de comenzar a ingerir sus alimentos.


Pero sabemos que por algunas condiciones de salud, hábitos y costumbres más el cumplimento de programas medicinales y/o suplementos, para algunas personas se les hace difícil cumplir semanalmente con el desayuno intermitente.


Nuestra recomendación si no es una persona en promedio saludable, es que lleve este régimen con un profesional en salud para evitar problemas imprevistos.


Fuente:

Artículo escrito por Susan Palmer, Revista Life Extensión y Revisado por: Dr. Gary González MD.

Fontana L, Meyer TE, Klein S, et al. La restricción calórica a largo plazo es muy eficaz para reducir el riesgo de aterosclerosis en los seres humanos. Proc Natl Acad Sci US A. 27 de abril de 2004; 101 (17): 6659-63.

Most J, Gilmore LA, Smith SR, et al. Mejora significativa en la salud cardiometabólica en individuos sanos no obesos durante la pérdida de peso inducida por restricción calórica y el mantenimiento de la pérdida de peso. Soy J Physiol Endocrinol Metab . 2018 1 de abril; 314 (4): E396-E405.

de Cabo R, Mattson MP. Efectos del ayuno intermitente sobre la salud, el envejecimiento y las enfermedades. N Engl J Med. 26 de diciembre de 2019; 381 (26): 2541-51.